¿Cómo sensibilizar al hombre?

En mi consulta, trabajando con hombres y mujeres tanto por separado como en pareja, he observado que los hombres tienen más dificultad para despertar su sensibilidad. Al indagar en profundidad las emociones contenidas se ve claramente que el género masculino tiene más resistencia por sus corazas musculares.

Tanto en al ámbito familiar como en el social se fomenta una educación rígida donde las emociones no tienen cabida, lo cual se observa evidentemente con frases típicas como “los niños no lloran”, “los niños son fuertes”. Desde esta construcción del carácter se crean actitudes de tensión tanto a nivel muscular como energético, que generan como consecuencia un impulso de rechazo a la sensibilidad. Estas rigideces y tensiones internas pueden crear con el tiempo enfermedades psicosomáticas, y para no sentir las heridas hay también tendencia a caer en conductas adictivas.

La autora Brené Brown en su investigación a lo largo de 10 años sobre la conexión humana habla en TED talks sobre “el poder de la vulnerabilidad”, donde hace hincapié en lo importante que es recuperar esta sensibilidad que cada ser humano tiene en su interior, pues esta abre las puertas a cualidades como paz, mayor escucha y profundidad en el contacto con uno mismo y el otro. Sin embargo, debido a ciertos momentos difíciles o traumáticos o a una educación rígida y exigente hemos perdido este poder.
Ojo, hay personas que piensan que están bien, pero el verdadero indicador es ver hasta qué profundidad puedes conectar con el otro y hasta qué punto te abres emocionalmente.

No es fácil recuperar esta vulnerabilidad porque nos reconecta con momentos difíciles  en los que se han grabado emociones y heridas en nuestra psique y cuerpo, principalmente en nuestra infancia y adolescencia o en épocas de pérdidas o duelo, y esto genera sufrimiento que a la vez es imprescindible  confrontar para el proceso de sanación. A través del contacto con este dolor se recupera, paso a paso, esta sensibilidad, lo que aporta un mayor contacto con el cuerpo y una sexualidad más íntima. Además, el paciente va a notar una nueva forma de ser con más autenticidad y “focus” para lograr su propósito en la vida.

Este nuevo aprendizaje ayudará al hombre a sentirse más pleno, más en contacto y con una mayor escucha consigo mismo y en la relación de pareja.

¿Cómo llegar a esta apertura?

Ofrezco talleres de pareja o para grupos, donde se abarca este trabajo de recuperar la sensibilidad, la escucha al cuerpo y el desarrollo de la atención plena. En estas reuniones se crean dinámicas para fortalecer el vínculo de comunicación, y, por otra parte, se aprende a tener una mayor presencia en la sexualidad.

A parte, ofrezco un trabajo de forma individualizada para personas que necesitan un espacio más íntimo.

Conclusión:

Hoy en día hay muchos autores que hablan de la importancia de esta sensibilización, como Fina Sanz, que ha desarrollado un enfoque para llegar a ello, tanto para mujeres como para hombres. En su libro “psicoerotismo femenino y masculino” abarca estos temas de auto sensibilización. Otro autor sería Mantak Chia, que en su libro “El hombre multiorgásmico”, presenta su modelo para ayudar al hombre a tener un mayor grado y disfrute de su energía sexual.

En mi experiencia de haber trabajado mis corazas personales a lo largo de 11 años y las de muchos de mis pacientes, se ve claramente un proceso de maduración como persona que se transfiere a una sensibilidad aumentada que aporta a la vez una sexualidad más intensa, íntima y satisfactoria. Os invito a este viaje interior, ya que al aumentar este contacto interno hay más gozo con el exterior.

Alex Kroll, sexólogo
Marina Tierno, médica