conflictos-relaciones-parejas

Diferentes Angulos de ver conflictos en una relación de parejas

Una relación cercana e íntima desde nuestro punto de vista se define como dos personas que han establecido el impulso de verse regularmente. Pueden vivir juntos o no, pero, sobre todo, han construido una conexión que se ve magnificada por el amor, la pasión, el compromiso, la amistad, la intimidad y los sentimientos. El conflicto en este contexto se caracteriza por ser interpersonal, tener problemas mentales y emocionales, malos argumentos o desacuerdos entre ellos.

Para comprender y explorar conflictos en relaciones cercanas e íntimas, demostraremos dos teorías principales, la sociocultural y la interpersonal.

Los fenómenos socioculturales y sus mensajes generalizados tienen un impacto en el comportamiento de relación de una persona y la forma en que aprendieron a lidiar con el conflicto. Muchas de estas actitudes y sistemas de creencias en las personas se aprenden, imitan y construyen, consciente o inconscientemente, a través de normas y valores de la sociedad, los medios de comunicación, la religión, la política, la educación y la familia, definidos como construccionismo social.
Es esencial reflexionar sobre este concepto de construccionismo social antes de entrar en una relación cercana porque cada persona trae un paquete con él / ella.

Una relación romántica es considerada como una de estas construcciones sociales, relativamente nueva para la sociedad occidental que surgió justo después de la década de 1950. Coontz (2005)

La teoría interpersonal sugiere que el conflicto de relación ocurre entre dos personas, tarde o temprano. Y se entiende mejor en el ciclo del conflicto donde aumenta la escalada porque el comentario, el comportamiento o las emociones de cada persona pueden activar un desencadenante emocional para el otro.

Desde una perspectiva existencial, el conflicto es inevitable para todas las relaciones humanas. El destacado existencialista Sartre (1943) introdujo el concepto de objetivación que ve y trata a la otra persona como un objeto físico y que no ve a esa persona con sus sentimientos y creencias. Por lo tanto, el conflicto debe surgir en toda relación.

La inteligencia emocional y el conocimiento para manejar conflictos son factores vitales para el éxito en estas situaciones.

En comparación, ambos enfoques buscan entender cómo ocurre el conflicto. Como se describió anteriormente, el enfoque sociocultural supone un conflicto en una relación cercana como una construcción social más amplia. Hay una presión constante que las normas socioculturales tienen sobre las personas y las relaciones cercanas / íntimas.

En la cultura occidental, los medios y la educación dan todo tipo de consejos sobre cómo ser y actuar en una relación romántica. No abrirse a la vulnerabilidad o no cometer errores se consideran debilidades. Esta ocultación e inexpresión de emociones conducen al conflicto en uno mismo y, tarde o temprano, afectarán las relaciones cercanas. Por lo tanto, el conflicto está predispuesto a ocurrir a partir de estos mensajes sociales más amplios.
En contraste, el enfoque existencial ve el conflicto en una relación cercana e íntima a través de otros ojos. Según la filosofía existencialista, el conflicto es universal e inevitable en la condición humana.

Siempre habrá tensión entre el anhelo de libertad y el deseo de estar en una relación.

 

Cannon y Lindberg (2013), sugieren que el conflicto en una relación cercana surge de esta dicotomía de querer ser cercano y dependiente versus anhelar la
independencia y la libertad. Hay una tensión continua entre estas dos polaridades de estar en una relación cercana, y la mayoría de las personas no son conscientes de estas fuerzas opuestas en la profundidad de su psique y cultura.

En el concepto interpersonal, dos personas que viven juntas o que están emocionalmente cercanas generarán dinámicas entre ellas que se ven mejor en el contexto del ciclo de conflicto y el proceso de autojustificación (estoy en lo cierto y, por lo tanto, usted está equivocado). El filosófico existencial habla del conflicto como inevitable e inevitable en la esfera humana de las relaciones, mientras que el enfoque sociocultural ve el conflicto como una construcción social. Eso destaca la complejidad en la que se pueden entender las relaciones cercanas.

Igualmente importante es el deseo similar de los enfoques sociocultural e interpersonal para encontrar estrategias y aplicaciones del mundo real para resolver conflictos en relaciones cercanas. Desde la perspectiva interpersonal, el existencialista Beauvoir (1949) habla del poder que las personas y las relaciones cercanas pueden tener para encontrar la mutualidad y aprender a ser más empáticos. La mutualidad considera que las personas interactúan entre ellas y encuentran objetivos comunes, en lugar de manipular a otros para obtener ganancias individuales. Mientras que la empatía intenta ver y tratar de comprender la perspectiva y la experiencia de la otra persona.

Los enfoques de resolución son ponerse en el lugar de su pareja, para tratar de ver y comprender el punto de vista, las opiniones y los sentimientos de su pareja como el primer paso para la aceptación. Del mismo modo, el enfoque interpersonal, especialmente el método Gottman (1999) que busca la resolución estratégica de conflictos con ambos socios presentes, en lugar de trabajar solo con un individuo, se ha aplicado en las últimas décadas con resultados positivos para las relaciones. Esta tasa de éxito depende de si la interacción emocional y conductual entre la pareja tiene una relación de 5 a 1 (argumento
favorable versus contrario). Y los llamados “cuatro jinetes” (críticas, defensa, desprecio y obstrucción) están inclinados hacia la efectividad de la relación. (The Sound Relationship Gottman 1999). Tanto los enfoques interpersonales como los socioculturales utilizan el método de investigación cualitativa de las entrevistas, que brindan una comprensión más profunda del conflicto en las relaciones cercanas. Por ejemplo, los psicólogos existenciales usan entrevistas para comprender la interacción diádica entre parejas cercanas, pidiéndoles a sus clientes que hablen sobre cómo se ven a sí mismos y también cómo entienden e integran la perspectiva y la experiencia de su pareja.

Los construccionistas sociales toman un ángulo diferente al cuestionar cómo las parejas perciben las normas socioculturales específicas y la influencia que éstas tienen en sus relaciones cercanas, mejor documentadas en un estudio realizado por Burns (2000) donde hombres y mujeres fueron cuestionados sobre el amor y su experiencia. .

Se descubrió que hombres y mujeres aprendieron y aceptaron que el “amor” tiene dos aplicaciones socialmente diferentes:

1- Enamorarse y fluir con sentimientos intuitivos

2- Actualizar regularmente la relación para que funcione.

Para concluir, el conflicto en las relaciones cercanas se puede explorar desde diferentes perspectivas psicológicas, ya que esto proporciona una comprensión más amplia de la dinámica compleja en juego. El enfoque sociocultural invita a explorar cómo las fuerzas externas de las normas socialmente construidas y los valores de las relaciones “tradicionales” están en juego, presionándolos. En contraste, el enfoque interpersonal, con sus conceptos de interacción diádica y ciclo de conflicto entre parejas, reconoce las fuerzas internas en juego dentro de las relaciones y permite el potencial para el crecimiento personal y de las relaciones.

No Comments

Post A Comment